RGB rechaza recomendar congelación de alquileres

RGB rechaza recomendar congelación de alquileres

Published: 
May 2018

Photo by Steven Wishnia.Photo by Steven Wishnia. “¿Así que el sueño de una congelación de alquileres quedó fuera?” preguntó una mujer que tenía puesta una camiseta de la Coalición de Inquilinos de Flatbush (Flatbush Tenant Coalition).

La respuesta de este año es “sí”. En su votación preliminar el 26 de abril, la Junta de Renta Regulada (Rent Guidelines Board, RGB) rechazó una posible congelación de alquileres para renovaciones de contratos de un año por la votación usual de 7 a 2. Entonces, mientras cientos de inquilinos furibundos coreaban “¡Desgraciados!” y “¡Ya estuvo!” y varias docenas se dirigían hacia el escenario, la junta votó 5-4 para recomendar permitir aumentos de alquileres entre un 0.75 y 2.75 por ciento para contratos de un año y entre un 1.75 por ciento y 3.75 por ciento por dos años.

Todos los cinco miembros públicos votaron en bloque a favor de la propuesta. La RGB votará el 26 de junio sobre las pautas finales de aumentos de alquileres permitidos para contratos que empiecen en o después del 1º  de octubre.

La representante de inquilinos en la RGB Sheila Garcia dijo a la junta que su propuesta para una congelación de alquileres “no fue basada en ‘tengamos piedad de los inquilinos’, se basa en los datos”. Los datos de la junta, dijo, mostraban que un 56 por ciento de los inquilinos con el alquiler estabilizado están gastando más de un 30 por ciento de sus ingresos en alquiler, y más de una sexta parte están gastando más de la mitad de lo que ganan. Mientras tanto, añadió, sólo dos caseros solicitaron a la agencia estatal de vivienda aumentos de alquileres por “dificultades” por no estar sacando bastantes beneficios, y los dos fueron rechazados. 

Ningún miembro de la junta dijo por qué se había opuesto a la congelación. “Y son éstos los nombrados por de Blasio”, dijo después una mujer.

Ya que grupos de inquilinos trajeron contingentes del Bronx, Brooklyn, Manhattan y Queens, más de 300 inquilinos y sus defensores llenaron el Gran Salón en Cooper Union para la votación preliminar. Coros de “¡Congelación de alquileres!” y “la renta sube, sube, el pueblo sufre, sufre” retumbaron como tambores repicadores en la abovedada antesala fuera del salón.

“Inquilinos en la Ciudad de Nueva York no tienen con qué pagar aumentos del alquiler”, dijo Rolando Guzman, de la Organización Unida del Barrio de Brooklyn (Brooklyn’s United Neighborhood Organization) durante una manifestación en la antesala antes de la votación. “Queremos recordar al alcalde que si él quiere bajar la cifra de los sin techo, el primer paso es mantener a los inquilinos en casa”.

“¡Cero! No más incrementos”, instó Candida Uraga de El Norte de Manhattan No Se Vende (Northern Manhattan Is Not for Sale), también miembro de Met Council. 

En su edificio, dijo Nilda Rivera de Woodside en Movi-miento (Woodside on the Move), el casero está tratando de conseguir un aumento por mejoras importantes de capital de $133 por habi-tación –$400 al mes por un apartamento de un dormitorio.

Elaina Latrese B. de Justicia de Comida Rápida (Fast Food Justice), una de varios trabajadores de comida rápida que acudieron, dijo que aun con sus salarios incrementados a $15 por hora, “todavía no podemos conseguir una vivienda decente en la ciudad”. Ella paga $600 al mes para compartir un apartamento en el Bronx con su novio y dos compañeros de cuar-to, y dijo que muchos de sus compañeros de trabajo no tienen hogar.

Para cuando los trabajadores de comida rápida alcancen $15 el año que viene, Bella Stines, 21, de Brooklyn dijo a Tenant/Inquilino, los aumentos de alquileres lo hará “más bien $13.50 o $12.50”.

El Concejal Municipal Ben Kallos (demócrata de Manhattan) y los asambleístas Richard Gottfried y Linda Rosenthal (ambos demócratas de Manhattan) también hablaron. Rosenthal observó que ella ve muchos escaparates vacíos en “el antes asequible Upper West Side”, y que si los propie-tarios “creen que no necesitan cobrar el alquiler por aquellas tiendas vacías, no están en dificultades”.

La junta sí votó 7-2 para recomendar una congelación del alquiler en pensiones y hoteles con unidades de una sola habitación, cubriendo alrededor de 11,000 inquilinos descritos por Garcia como “uno de los grupos más marginados en la ciudad”. La junta ha congelado los alquileres en esta ca-tegoría desde 2012.

La RGB tiene tres nuevos miembros este año. Leah Goodridge, abogada dirigente del Proyecto de Vivienda de la Mobilización por Justicia (Mobilization for Justice), es la nueva representante de inquilinos, reemplazando a Harvey Epstein, quien fue elegido a la Asamblea. El miembro público Rodrigo Camarena, antiguo funcionario del Departamento  de Servicios para Pequeños Negocios (Department of Small Business Services), es asesor de organizaciones sin fines de lucro. La representante de caseros Angela Sung Pinsky es directora ejecutiva de la Asociación para una Mejor Nueva York (Association for a Better New York).

Goodridge dijo que su experiencia como representante de inquilinos en la Corte de Vivienda le enseñó que aun un pequeño aumento del alquiler puede verterlos en el desalojo. “A veces hasta $25 al mes hace una diferencia, incluso con una subvención”, dijo a Tenant/Inquilino después de la votación. “Ni siquiera están arrimándose a la nave, sólo a un chaleco salvavidas”.