RGB pone fin a congelación de alquileres

RGB pone fin a congelación de alquileres

Published: 
July 2017

El 27 de junio, los dos representantes de inquilinos en la Junta de Renta Regulada (Rent Guidelines Board, RGB) escogieron el menor de dos males. Patrocinaron una propuesta para poner fin a la congelación parcial de alquileres de los últimos dos años y permitir a los caseros aumentar los alquileres en apartamentos de alquiler estabilizado un 1.25 por ciento por una renovación de contrato de un año y 2 por ciento por dos años. Los cinco miembros públicos se unieron a ellos para aprobarla en una votación de 7 a 2.

El representante de inquilinos Harvey Epstein hizo la propuesta después de enumerar estadísticas acerca de la crisis de vivienda en la ciudad, destacando que la RGB ha permitido aumentos que han superado los costos de los propietarios por casi un 25 por ciento durante los últimos 25 años, y preguntando por qué ningún casero importante testificó en las cinco audiencias públicas de la junta en junio. Los más de 500 manifestantes que atiborraron un auditorio en Baruch College gritaron “REDUCCIÓN DE ALQUILERES” cuando se les preguntó: “Pues ¿qué necesitamos?”

“Aunque la necesitamos, no es lo que estamos obteniendo hoy”, respondió Epstein. “Nuestra meta es continuar esta lucha, a sabiendas de que no vamos a conseguir una congelación de alquileres hoy, aquí”.

“Iba a ser nuestra propuesta o una propuesta más alta”, dijo la representante de inquilinos Sheila Garcia a manifestantes después de la reunión. Epstein dijo que los cinco miembros públicos habrían preferido aumentos de 2 y 4 por ciento.

Los estudios de la RGB mostraron que los ingresos netos de operación de los caseros aumentaron casi un 11 por ciento en 2015, dijo la residente de la East Village Kathleen Wakeham, pero “ningún inquilino ha recibido tal aumento en sueldos, pensiones o SSI”.

“Es lamentable que el alcalde de Blasio tuviera miedo de cómo se vería un tercer año de la congelación parcial de alquileres, cuando todo el mundo en y alrededor del gobierno municipal sabe que nada menos que una importante reducción de alquileres corregiría los gigantescos e injustificados aumentos de alquileres adoptados por la junta de Bloomberg durante la reciente recesión”, dijo en una declaración la directora ejecutiva de Met Council, Ava Farkas. “Lo menos que los inquilinos merecían este año era otro cero por renovaciones de contrato de un año”.

Los aumentos, que cubrirán los contratos renovados en el año que empieza el 1o de octubre, serán los más altos en el área metropolitana. La RGB del condado de Nassau votó para congelar los alquileres por contratos tanto de un año como de dos. Los inquilinos en el condado de Rockland no recibirán ningún aumento por un contrato de un año y 0.5 por ciento por dos años. La RGB de Westchester votó para permitir 1 por ciento por un año y 1.5 por ciento por dos.

La junta también votó 7-2 para congelar los alquileres en pensiones y hoteles con unidades de una sola habitación.

La presidenta de la RGB, Kathleen Roberts, dijo en una declaración que un pequeño aumento era la mejor manera de equilibrar la incapacidad por parte de los inquilinos de costear apartamentos y los gastos por parte de los caseros, como el aumento en costos de combustible. Los miembros públicos Hillary Botein y David Reiss dijeron que los testimonios de los inquilinos en las audiencias públicas habían “dejado claro la extremidad de la crisis de vivienda en la ciudad, y que empeorará si no hay ninguna intervención significativa”. Pero Botein perdió el apoyo de la multitud con la siguiente frase, provocando ruidosos abucheos cuando dijo que esos testigos “no eran una muestra representativa de inquilinos con alquileres estabilizados”.

Añadió que la estabilización de alquileres era un “vehículo imperfecto” para proteger a inquilinos de bajos ingresos, porque no está vinculada a los ingresos, ni por medio de topes en alquileres para familias ni mediante límites en la elegibilidad de familias, y sugirió que un programa estilo SCRIE para subvencionar alquileres sería más eficaz. Los abucheos siguieron siendo tan ruidosos que ella tuvo que callar.

Los inquilinos que enfrentan el desalojo en la Corte de Vivienda del Bronx típicamente son personas que ganan menos de $20,000 al año y gastan la mitad en el alquiler, respondió Fitzroy Christian de Acción Comunitaria para Apartamentos Seguros (Community Access for Safe Apartments, CASA), después de la reunión. Al decir que no son representativos, añadió, Botein estaba “faltando el respeto a gente pobre y desdeñando la verdad” para justificar un aumento de alquileres.

“Se podría dirigir mucho del enojo y la frustración a Albany”, Botein dijo a Tenant/Inquilino. Resaltó los alquileres preferenciales, el aumento de un 20 por ciento para viviendas disponibles y aumentos por mejoras importantes de capital como asuntos más allá del alcance del poder de la RGB. (Los inquilinos han presionado a la legislatura estatal en cuanto a estas cuestiones durante años, pero han sido consistentemente obstaculizados por la mayoría de republicanos en el Senado estatal, aliados con demócratas renegados, que viven fuera de la ciudad y son financiados por la industria de bienes raíces.)

La seguridad retrasó el comienzo de la reunión más de una hora. La multitud tenía que pasar por detectores de metales de uno en uno, mientras la policía del campus con guantes de goma en las manos revisaban sus bolsas y llamaban “teléfono celular, cartera, monedas”. Los inquilinos pasaron el tiempo coreando y bailando el limbo bajo una cuerda de saltar frente al escenario, al ritmo de un coro de “¿qué tan bajo puedes ir?”

Muchos de los coros eran en español. “La renta sube, sube, el pueblo sufre, sufre”. “¡Aqui estamos! ¡No nos vamos!” “Luchando, creando, poder popular.” 

“Esto no habría pasado hace 20 años”, dijo el activista laboral y de vivienda de muchos años Rafael Sención. Él lo atribuyó a la amplia organización en comunidades latinas, que fueron representadas por contingentes de las Hermanas Mirabal (Mirabal Sisters) en el norte de Manhattan, El Buen Viejo Loisaida (Good Old Lower East Side), Woodside en Movimiento (Woodside on the Move) y Servicios Migratorios Católicos (Catholic Migration Services) en Queens, Vecinos Ayudando a Vecinos (Neighbors Helping Neighbors) y el Comité de la Quinta Avenida (Fifth Avenue Committee) en Brooklyn, además de CASA y la Coalición de Comunidad y Clérigos del Noroeste del Bronx (Northwest Bronx Community and Clergy Coalition).

“Sabíamos desde un principio que era imposible conseguir una reducción”, dijo Sheila Garcia después. “Sabemos que algunos inquilinos sufrirán falta de techo y desalojo… pero fue mucho mejor de lo que pudiéramos haber recibido”. Los aumentos de 1.25 y 2 por ciento fueron los más bajos “que pudimos persuadirles a votar en favor”, dijo.

Los límites de la RGB en los aumentos anuales de alquileres también son “totalmente irrelevantes” para el 31 por ciento de inquilinos que tienen alquileres preferenciales, añadió, porque sólo afectan el alquiler legal, no el porcentaje del aumento permitido sobre lo que el inquilino está pagando en realidad.