Residentes de Inwood dicen no a la rezonificación

Residentes de Inwood dicen no a la rezonificación

Published: 
March 2018

Más de 500 personas acudieron a una audiencia en Inwood el 22 de febrero, sobre el plan de la ciudad para rezonificar el vecindario para permitir edificios de muchos pisos con un poco de vivienda asequible incluido, y más de tres cuartas partes de las alrededor de 80 personas que testificaron se opusieron al plan.

La audiencia de la Junta Comunitaria 12, en un auditorio de la JHS 52 en la Calle Academy, fue el primer paso en el Procedimiento de Evaluación del Uso de Terrenos Uniforme (Uniform Land Use Review Procedure) requerido para el plan Inwood NYC. El Comité del Uso de Terrenos de la Junta Comunitaria 12 está elaborando una resolución sobre la rezonificación propuesta, y la junta completa votará sobre ella el 20 de marzo. La votación de la junta será una recomendación no obligatoria para el gobierno municipal, y la Presidente del Condado Gale Brewer también ofrecerá una opinión no comprometedora. La Comisión de Planificación Municipal y el Concejo Municipal harán las votaciones decisivas, y el Concejal Ydanis Rodriguez tendrá el poder efectivo de aprobar o vetarlo porque el sitio está en su distrito, y los otros miembros usualmente respetan eso.

Se prevé que el proceso tome alrededor de seis meses, hasta fines de agosto.

El plan Inwood NYC depende en gran medida del sistema de “vivienda de inclusión obligatoria” del alcalde Bill de Blasio, en que vecindarios son rezonificados para permitir la construcción de edificios de muchos pisos a la tasa del mercado con un porcentaje “asequible” obligatorio. Rezonificaría la “U Comercial” de la Calle Dyckman, Broadway y la Calle 207 para permitir edificios de hasta 14 pisos de altura, alrededor del doble de la densidad actual, con edificios más altos permitidos en el área de Sherman Creek, al este de la Avenida 10, a lo largo del Río Harlem al sur de la Calle 206.

La Corporación de Desarrollo Económico de la Ciudad de Nueva York (New York City Economic Development Corporation, NYCEDC) prevé que el plan conduzca a la construcción de alrededor de 4,350 apartamentos nuevos en Inwood, con entre 1,300 y 1,500 “asequibles”. Los constructores podrían escoger entre un 30 por ciento de los apartamentos que construyen asequibles para familias con ingresos hasta alrededor de $62,000 al año para una familia de tres personas —alrededor de $1,550 al mes— o una opción de alquileres más bajos en la cual un 15 por ciento sean asequibles para familias que ganan hasta $49,000 al año y un 10 por ciento para los que ganan hasta $33,000.

La vicepresidenta asistente de la NYCEDC, Rebecca Gafvert, dijo a los reunidos que si no se aprobaba el plan, no se podrían construir viviendas nuevas en mucho del vecindario y que no habría limitaciones de altura ni requerimientos de asequibilidad para los apartamentos nuevos que se construyeran. Reemplazar la Biblioteca de Inwood, añadió, crearía más de 100 apartamentos asequibles.

Un desfile de testigos dieron múltiples razones por las cuales se oponían al plan. Los apartamentos “asequibles” no estarían al alcance de la gente del vecindario. El plan aceleraría el aburguesamiento. Traer 14,000 o más residentes nuevos rallenaría los ya atestados trenes, escuelas y calles hasta el punto de reventarlos. Los pequeños negocios se verían excluidos del mercado. Los edificios de muchos pisos destruirían el aspecto del vecindario.

“¡Ya basta!” exclamó Lina Melendez. “Invitan a miembros de las clases altas a invadir nuestro vecindario de bajos ingresos”. “El alquiler va a matar a todos los pequeños negocios”, dijo el reparador de bicicletas jubilado Victor DeLeon. Sula Mateo dijo que no se oponía a la rezonificación, pero el plan como es desplazaría a los distribuidores de productos agrícolas y bebidas que operan actualmente en el área de Sherman Creek.

Joanna Garcia dijo que las escuelas locales ya están a un 105 por ciento de su capacidad, y si se mete a 14,000 personas más en el vecindario, la infraestructura colapsará. El educador de educación temprana Chris Whitley dijo que el plan forzaría a Inwood a pasar casi tres años sin biblioteca, y que los niños necesitan “libros verdaderos, no libros virtuales de vanguardia”.

Alexandra Anderson, quien dijo que ha vivido en el vecindario por 15 años, ofreció un panegírico a sus vistas del cielo, y dijo que “el plan venderá el cielo al mejor postor”.

“Los planes de rezonificación de la EDC y el alcalde no son planes comunitarios sino los planes de rezonificación de REBNY, la Junta de Bienes Raíces de Nueva York [Real Estate Board of New York]”, dijo el organizador sindical de muchos años Ray Rogers. “¿Por qué está permitiendo la ciudad que bibliotecas, pequeños negocios, escuelas públicas, hospitales, edificios históricos y comunidades enteras sean arrasados? Porque eso es lo que quieren REBNY y los constructores, caseros y especuladores en propiedades que dirigen a REBNY”.

Menos de 10 personas testificaron en favor del plan, dos de ellos especuladores que prometieron construir 100 por ciento de vivienda asequible. Una portavoz del congresista Adriano Espaillat dijo que él no apoyaría el plan a menos que aportara 5,000 apartamentos asequibles para residentes actuales.

El Concejal Rodriguez no adoptó ninguna posición sobre el plan, prometiendo “seguir escuchando”. Señaló que “se está expulsando a mucha gente del mercado” y recibió el mayor aplauso cuando dijo que “la biblioteca es muy especial”.

La mayoría de los testigos respaldaron el programa El Norte de Manhattan Unido (Uptown United), animados por personas ondeando carteles de negro sobre dorado que decían “Apoye el Plan” (del Norte de Manhattan Unido) en un lado y “Vota No” (sobre el plan de la ciudad) en el otro.

El plan de El Norte de Manhattan Unido fue emitido el 20 de febrero por una coalición que incluye a El Norte de Manhattan no Se Vende (Northern Manhattan Is Not for Sale, NMN4S), Conservación de Inwood (Inwood Preservation) y la Inwood Small Business Coalition/Coalición de Pequeñas Empresas de Inwood.

“La Vivienda de Inclusión Obligatoria empezó como una política para integrar las cercanías blancas de la ciudad, pero la ciudad está usándola ahora para aburguesar vecindarios de la clase obrera de color”, dice. “Las nuevas construcciones residenciales deben ser permanentemente asequibles para nuestra comunidad. Debe corresponder a nuestra distribución de ingresos: un ingreso medio de $41,687, o un 48 por ciento del Ingreso Medio del Área [Area Median Income, AMI], con más de una cuarta parte de las familias ganando menos de $24,500, o 30 por ciento del AMI”.

Toda la vivienda construida en terrenos con una zonificación más alta “debe ser asequible para nuestra comunidad”, dice. Quiere que la mitad de unidades nuevas sean reservadas para familias que ganan menos de un 40 por ciento del AMI, con un 20 por ciento para los que ganan menos de un 20 por ciento: un alquiler de $430 al mes para una familia de tres personas. Quiere que la mitad de los apartamentos sean reservados para actuales y antiguos residentes de Inwood “que han sido desalojados a causa de los altos alquileres”.

Otras recomendaciones incluyen investigar el historial de alquiler de todos los apartamentos al norte de la Calle 155 para educar a los inquilinos e “identificar a los caseros que regularmente infringen las leyes de alquiler”; conservar la Biblioteca de Inwood; crear distritos especiales para proteger a los mayoristas y los talleres de reparación de automóviles en el área de Sherman Creek y a pequeños negocios en la “U Comercial”, la mayoría de los cuales pertenecen a inmigrantes y mujeres; hacer reparaciones en la urbanización pública de 1,167 apartamentos Dyckman Houses; y contratar a residentes locales para trabajos de construcción que puedan ayudarlos a afiliarse a sindicatos de la industria de construcción.

La EDC predijo erróneamente que el plan no causaría un desplazamiento considerable de inquilinos, sostiene El Norte de Manhattan Unido, porque “nunca estudió el riesgo del desplazamiento de inquilinos en la gran cantidad de apartamentos de alquiler regulado en Inwood y los vecindarios circundantes”, especialmente los 9,200 inquilinos que tienen el descuento temporal de “alquileres preferenciales”.

“La mayoría abrumadora de la vivienda nueva construida será a la tasa del mercado, y la pequeña cantidad de vivienda ‘asequible’ estará fuera del alcance de nuestra comunidad”, añade.

Para impedir especulación como la atraída por las rezonificaciones de Williamsburg y el centro de Brooklyn, “tenemos que anteponer la conservación”, concluye. “Para que este desarrollo sea aceptable para nuestra comunidad, debemos hacerlo realmente asequible para nuestra comunidad. Nuestros miembros han hecho el trabajo: Los modelos financieros de constructores sin fines de lucro muestran que podemos, y que debemos, construir viviendas en edificios que todavía puedan cubrir sus costos de operación y funcionar bien. Debemos ser más creativos que los mecanismos lucrativos que nos están presentando”.

Traducido por Lightning Translations