Democratas y WFP ganan una fuerte mayoría en el Senado Estatal

Demócratas y WFP ganan una fuerte mayoría en el Senado Estatal

 

Published: 
December 2018

Traducido por Lightning Translations

Con un sufragio de casi un 50 por ciento más que hace cuatro años, los votantes en el Estado de Nueva York eligieron el 6 de noviembre una fuerte mayoría demócrata con el Partido de Familias Trabajadoras (Working Families, WFP) para el Senado Estatal, poniendo fin a más de cinco décadas de control republicano total o de facto. 

Después de la derrota de la Conferencia Demócrata Independiente (Independent Democratic Conference, IDC) en las elecciones primarias del 12 de septiembre, los resultados significan que, al inicio del nuevo ciclo legislativo en enero, los demócratas verdaderos, bajo el liderazgo progresista de Andrea Stewart-Cousins de Yonkers, tendrán una mayoría de hasta 39 a 24 en el Senado. 

Ésta es una gran noticia para los inquilinos en la Ciudad de Nueva York y en todo el estado, que han visto la destrucción de las protecciones de alquileres y desalojo por parte de la legislatura durante los últimos 25 años, lo cual ha causado la pérdida de cientos de miles de unidades asequibles y provocado una crisis de falta de techo y asequibilidad sin precedentes.

La nueva alineación en Albany pondrá al gobernador Andrew Cuomo en una situación delicada. En sus primeros dos períodos, fue capaz de esconderse detrás de la mayoría republicana en el Senado –que él mismo había ayudado a crear y perpetuar –como su escudo para evitar actuar sobre un amplio rango de cuestiones, incluidas la ética, reforma de la financiación de campañas, salud, reforma de la justicia criminal, escuelas públicas y transporte público. Cuando la mayoría republicana empezaba a disminuir, Cuomo fue decisivo en la creación de la IDC, que dio a los republicanos los votos adicionales que necesitaban para retener el control. 

Los progresistas en todo el estado prepararon vigorosas campañas en las elecciones primarias para eliminar a la IDC. A fines del año pasado, Cuomo intentó impedir que esto sucediera al tratar de llegar a un acuerdo en que la IDC regresaría al redil demócrata, pero de acuerdo a un convenio de reparto de poderes que hubiera dado al líder de la IDC Jeffrey Klein (Bronx-Westchester) poder del veto sobre cuáles proyectos de ley pudieran llegar a una votación. Ya que Klein era el principal receptor en la legislatura de contribuciones de la industria de bienes raíces, era fácil vaticinar los tipos de proyectos de ley que él hubiera suprimido.

El efecto Cynthia

En abril, el comité estatal del Partido de Familias Trabajadoras votó para respaldar a la actriz Cynthia Nixon como contrincante de Cuomo en las elecciones primarias demócratas, junto con el concejal municipal de Brooklyn Jumaane Williams para vicegobernador. La campaña Nixon-Williams denunció a Cuomo por no haber promovido una legislación progresista, atribuyendo esta falta a su aceptación de millones de dólares en contribuciones de intereses particulares, notablemente la industria de bienes raíces.

Frente a esta oposición desde la izquierda, en unas semanas Cuomo hizo un giro en cuanto a muchas cuestiones, incluidos posiblemente legalizar la marihuana, prohibir bolsas de plástico de un solo uso, enfrentar la crisis de financiación de la vivienda pública en la ciudad, ampliar los derechos al voto para incluir delincuentes en libertad bajo palabra y separar las evaluaciones de maestros de los resultados de pruebas de sus estudiantes: se había opuesto a todos estos antes de que Nixon anunciara su candidatura.

Uno de los más importantes cambios radicales de postura que hizo Cuomo tuvo que ver con la IDC, que Nixon había hecho el eje central de su campaña. A principios de abril, Cuomo proclamó que había “convencido” a los ocho miembros de la IDC a regresar a la corriente principal del bloque demócrata. Él y sus aliados en la IDC esperaban que esto los pusieran a salvo de la oposición en las elecciones primarias. Pero el Partido de Familias Trabajadoras y sus aliados, incluidos NoIDCNY, Comunidades por el Cambio en Nueva York (New York Communities for Change), Acción Hacer Camino (Make the Road Action) y la Red NY de Acción Progresista (NY Progressive Action Network) –una extensión de la campaña presidencial de Bernie Sanders en 2016– se unieron para montar una oposición seria en contra de los ocho miembros de la IDC, muchos de los cuales parecían estar en distritos asegurados. Nixon y Williams hicieron campaña con los contrincantes de la IDC. Y en las elecciones primarias del 12 de septiembre, seis de los ocho miembros de la IDC perdieron, incluido Klein, que había parecido intocable.

Cuando Nixon se retiró de la contienda después de perder la elección primaria demócrata, el WFP necesitaba al menos 50,000 votos a favor de su candidato a gobernador para retener su status de votación en los próximos cuatro años. Para poder enfocarse en los comicios del Senado Estatal y el Congreso nacional, tomó una difícil decisión de táctica al respaldar a Cuomo en la elección general en vez de desperdiciar sus escasos recursos en una campaña de protesta inútil en contra de Cuomo y tomar el pequeño pero peligroso riesgo de que Cuomo perdiera frente a su aún peor contrincante republicano Marc Molinaro, de la misma manera que su padre, Mario Cuomo, había perdido frente al republicano relativamente desconocido George Pataki en 1994. 

El respaldo a Cuomo por parte del WFP sembró confusión entre algunos partidarios que estaban de acuerdo con las fuertes críticas a Cuomo hechas por el partido durante la campaña en las elecciones primarias. Pero al fin el WFP recibió 106,000 votos, más del doble del número necesario para mantener su línea en las votaciones, según resultados no oficiales de la junta de elecciones estatal.

Qué esperar en 2019

Cuando la nueva legislatura se reúna en enero, una de las máximas prioridades para muchos legisladores actuales y recién elegidos será eliminar las lagunas legales en la Ley de Estabilización de Alquileres (Rent Stabilization Law): alquileres preferenciales temporales, el bono de 20 por ciento para viviendas disponibles, aumentos permanentes por mejoras y la desregulación de viviendas disponibles. Met Council participó con la Alianza Norte Sur (Upstate Downstate Alliance) en una conferencia en Rochester del 20 al 22 de octubre, que produjo un programa para “Vivienda Justa para Todos” (Fair Housing for All), que ampliaría más las protecciones de alquileres y desalojo en todo el estado, para que los legisladores no estén divididos por lo que ha sido retratado como una cuestión que afecta solamente a la Ciudad de Nueva York y a alrededor de 40,000 inquilinos en los condados vecinos. 

Derogar la Ley Rockefeller-Urstadt de 1971 para devolver a la Ciudad de Nueva York el poder para aprobar sus propias protecciones de alquileres y desalojo también estará bajo consideración. Además, hay una propuesta “Urstadt al revés” que permitiría que los gobiernos locales aprobaran protecciones más fuertes que el mínimo ofrecido por la ley estatal en respuesta a emergencias de vivienda y prohibirles debilitar protecciones ya promulgadas. 

“Hemos oído un coro bastante estridente de los senadores estatales demócratas, de que los alquileres son la máxima prioridad en Albany el año que viene”, dice el director de Comunidades de Nueva York por el Cambio, Jonathan Westin. 

La portavoz de Cuomo Hazel Crampton-Hays dijo después de las elecciones que él está “comprometido con trabajar con la nueva legislatura para … promover protecciones adicionales para inquilinos”.

“Estoy entusiasmada de trabajar con tantos colegas nuevos en pro de los inquilinos para mejorar las vidas de los inquilinos y defender y ampliar la vivienda asequible, al finalmente aprobar una legislación que ha sido aprobada en la Asamblea y ha muerto en el Senado durante décadas”, señaló la Senadora Liz Krueger de Manhattan.

Pero no será sencillo. Los intereses de bienes raíces incrementaron sus contribuciones a los demócratas en el Senado antes de las elecciones.

“Con una mayoría demócrata y de Familias Trabajadoras, el Senado estará mucho más a favor de los inquilinos de lo que ha sido en el pasado, pero al mismo tiempo, el dinero de la industria de bienes raíces cavará hondo para tratar de frenar el cambio”, dice Karen Scharf, la otrora directora de Acción Ciudadana NY (Citizen Action NY) y co-presidente estatal del WFP. “Por eso es fundamental aprobar rápidamente reformas democráticas al establecer un fondo estatal para igualar pequeñas donaciones en el presupuesto estatal, similar al de la Ciudad de Nueva York, para que los legisladores sepan que pueden ser reelegidos sin tener que depender de intereses particulares”.