Inquilinos ejercen presión en el Concejo en pro de proyectos de ley sobre la construcción como hostigamiento

Inquilinos ejercen presión en el Concejo en pro de proyectos de ley sobre la construcción como hostigamiento

Published: 
March 2017

enants rallied Feb. 23 to urge the City Council to pass laws curbing “con­struction as harassment.” enants rallied Feb. 23 to urge the City Council to pass laws curbing “con­struction as harassment.” Ya que el Consejo Municipal no ha hecho nada en casi un año con respecto a 12 proyectos de ley cuyo objetivo es frenar la “construcción como hostigamiento”, los activistas de vivienda están ejerciendo presión para que se ponga en movimiento.

“Exigimos una reforma sistemática del Departamento de Edificios”, dijo Rolando Guzman, de la Alianza San Nicolás (St. Nicks Alliance) de Brooklyn, a alrededor de 150 personas en una manifestación frente a la alcaldía el 23 de febrero. “No podemos permitir que los inquilinos sean desalojados por la construcción como hostigamiento”.

Defiende la Seguridad de los Inquilinos (Stand for Tenant Safety), una coalición de más de 20 organizaciones de vivienda, vecinales y de servicios legales que incluye a Met Council, organizó la manifestación. 

Los 12 proyectos de ley fueron presentados durante el otoño de 2015. Incluyen medidas que requerirían al Departamento de Edificios (Department of Buildings, DOB) hacer una inspección completa antes de permitir construcción en un edificio parcialmente ocupado; aumentar multas por infracciones y permitir que la ciudad imponga el derecho de preferencia en sus propiedades cuando los dueños no las pagan; y enfocarse en edificios, dueños y contratistas con historiales de infracciones.

El Concejo ha celebrado audiencias sobre siete de ellos, la más reciente en abril de 2016, y no ha hecho nada con respecto a los demás. La abogada de la Coalición para Justicia Urbana (Urban Justice Coalition) Jane Li dijo a Tenant/Inquilino que el presidente del Comité de Vivienda, Jumaane Williams, ha prometido que se celebrarán audiencias para junio. Una vocera de Williams dijo a The Indypendent en febrero que él “está en continua conversación sobre el paquete con la Vocera y los patrocinadores de los proyectos de ley”.

 “Creo que estamos por cerrar trato”, dijo la Concejal Helen Rosenthal (demócrata de Manhattan) a Tenant/Inquilino. Intro 944, que ella copatrocinó con Corey Johnson, tiene el objetivo de impedir que propietarios dec-laren falsamente que el edificio no está ocupado. Requeriría que el Departamento de Edificios avisara en su sitio Web del estatus de ocupación de edificios donde se hayan concedido permisos, y que permisos pegados en el sitio de construcción incluyeran esta información. Dice que esto “no es controversial”.

“Tengo mucha confianza de que estos proyectos de ley se aprueben”, dijo la Concejal Margaret Chin (demócrata de Manhattan) a los manifestantes. Ella es copatrocinadora de Intro 918, que prohibiría que los contratistas se “autocertifiquen” para cumplir los requisitos de permisos para construcción en edificios donde más del 10 por ciento de las unidades están ocupadas o el casero ha sido declarado culpable de hostigamiento de inquilinos.

El proyecto de ley descrito como una parte central del paquete por su patrocinador puede ser el que tiene más complicaciones. El Intro 934 del demócrata de Brooklyn Stephen Levin requeriría que el Departamento de Edificios creara una unidad para “Hacer Cumplir la Ley en la Actualidad” (Real Time Enforcement). Esta unidad tendría que llevar inspecciones a cabo dentro de dos horas cuando de quejas de trabajos hechos sin permisos se tratara, e inspeccionar edificios donde se alterara más del 10 por ciento del área del piso dentro de cinco días después de que empezara el trabajo, además de hacer inspecciones periódicas sin aviso después de eso.

La base lógica, explica Julie Bero, directora legislativa de Levin, es que “cuando llega el DOB para inspeccionar el trabajo que se está llevando a cabo ilegalmente, a menudo ya se ha terminado”. Sin embargo, dice, el departamento ha expresado preocupaciones de no tener bastante capacidad para manejar este tipo de demanda.

“Mientras hacemos un esfuerzo para fortalecer las protecciones de inquilinos, el DOB está integrado en un grupo de trabajo conjunto municipal y estatal con el Fiscal General que conduce recorridos semanales para combatir el hostigamiento de inquilinos”, dijo un vocero del departamento. “Nosotros y nuestros socios en el grupo de trabajo usamos todas las herramientas para proteger a los neoyorquinos vulnerables, incluido presentar cargos criminales contra caseros que hacen daño a inquilinos”.

En 2016, el DOB inspeccionó 2,179 propiedades donde había quejas de hostigamiento de inquilinos, y emitió 2,163 infracciones y 276 órdenes de interrupción de obra.

Inquilinos en la manifestación hablaron de sus propias experiencias de construcción hecha de una manera que los hostiga. Ben Coopersmith, quien ha vivido en un edificio propiedad de Icon Realty en la East Village por 20 años, pasó un año sin gas para cocinar. Cuando Icon cavó una zanja de 8 pies de profundidad en la acera para hacer trabajos en el sótano, dice, pusieron una tabla de maderasobre ella para que la gente pudiera entrar en el edificio. Cuando Coopersmith acompañó a su hija de 4 años del párvulo a la casa, “estábamos caminando por la tabla, por así decirlo”. 

Idalys Savinon, 47, es ahora la única inquilina que queda en la residencia particular en el centro de Brooklyn donde ha vivido desde que sus padres inmigraron de la República Dominicana, cuando ella tenía tres años. El otoño pasado, el edificio fue comprado por Ink Property Group, una compañía privada de inversión, administración y construcción de bienes raíces que tiene más de 35 propiedades en la ciudad, concentradas en áreas como Williamsburg, Bushwick y Flatbush que están aburguesándose.

Los trabajos de demolición y renovación empezaron en enero. “Destruyeron todos los apartamentos”, dice. “Vaciaron el interior de todo. El polvo era increíble”. Ella ha pasado los últimos dos meses sin calefacción ni agua caliente, hirviendo agua para bañarse; pero entonces, el 22 de febrero, el día antes de la manifestación, su gas fue cortado.

Ink ofreció realojarla, diciéndole que la escalera que subía a su apartamento en el cuarto piso tenía que ser reubicada. “Va a ser difícil quedarse aquí sin escalera”, dice que le comentó un hombre. 

“Mientras más esperamos, más aprovechan los malos caseros para expulsar a los inquilinos vulnerables de sus hogares”, dice Jane Li.