El norte de Manhattan alza la voz sobre los planes de la ciudad para la Biblioteca de Inwood

El norte de Manhattan alza la voz
sobre los planes de la ciudad para la Biblioteca de Inwood

Published: 
February 2017

A principios de enero, el Departamento de Conservación y Desarrollo de Vivienda (Department of Housing Preservation y Development, HPD) municipal hizo saber que planea demoler la Biblioteca de Inwood. Funcionarios del HPD dijeron en una reunión de la Junta Comunitaria 12 de Manhattan que tienen la intención de vender el sitio de la biblioteca, en Broadway entre las calles Dyckman y Academy, a un especulador privado, que luego construirá una nueva biblioteca “con los últimos avances” y un edificio en su cima que tendría “vivienda asequible 100 por ciento”.

No se ha presentado ningún plan formal hasta ahora, pero funcionarios del HPD se preparan para solicitar propuestas de especuladores, y anticipan que la construcción comenzará en 2019. La Fundación Robin Hood, organización contra la pobreza sin fines de lucro, contribuiría $5 millones para ayudar a mantener la vivienda “asequible”. 

Más adelante en enero, HPD patrocinó una serie de “talleres de visión” en Inwood, promoviéndolos como herramienta para ha-cer partícipe a la comunidad en la plani-ficación, zonificación y di-seño de la urbanización. Muchos residentes del vecindario no se impresionaron. 

Juan Carlos Gonzalez, quien ha alquilado un apartamento en Inwood desde los años 1990, dijo que había esperado que el taller fuera “un foro donde la gente pudiera hacer preguntas, uno donde tienes una serie de oradores trazando los varios aspectos del proyecto”. En vez de esto, él sintió que la sesión fue “poco sincera”. 

“Se nos presentaron paneles de información que, sólo con mirarlos, no podías entender lo que veías”, dijo. 

Los paneles “Construyendo para ti” invitaron a los residentes a opinar sobre sus preferencias en torno a cómo los espacios y recursos estarían distribuidos en el futuro edificio, al poner pegatinas de colores en tablas con diferentes ideas. Se les ofrecieron papelitos con adhesivo a los que tenían preguntas específicas acerca de cada tabla. Esto frustró a los que pensaron que el taller iba a ser una plataforma participante para aportación de ideas por parte de los residentes de la comunidad. “Este proceso parece en su totalidad escaparatismo para decisiones que ya se tomaron”, escribió una persona en tres de las pegatinas blancas suministradas para mensajes.

Otros se sintieron frustrados por las dos opciones presentadas en la ficha de trabajo para vivienda asequible. Basarían los alquileres en el Ingreso Medio del Área (Area Median Income, AMI) metropolitano, que muchos dijeron eran demasiado altos para lo que la mayoría de la gente en Inwood realmente gana.  

La Opción “A” ofrecería un 40 por ciento de las unidades a familias de bajos ingresos que ganan hasta un 50 por ciento del AMI, o $40,800 al año para una familia de tres personas, y el resto a familias que ganan un 60 por ciento del AMI, o $48,960. En la Opción “B”, la mitad de los apartamentos se destinarían a familias que ganan 30 a 60 por ciento del AMI ($24,500 a $48,960 para una familia de tres personas), y la otra mitad a familias de ingresos moderados al nivel de un 80 a 130 por ciento del AMI ($65,250 a $106,080). 

Se estima que el ingreso medio en Inwood y Washington Heights está entre $37,000 y $42,000.

“Crie a mi hijo en esa biblioteca”, dijo Peg Rapp. “Es gran parte de mi vida y mi comunidad”. Subrayó la necesidad urgente para más vivienda asequible que refleje los verdaderos ingresos de los residentes, y se sintió inquieta por la posibilidad de que “algún especulador privado cobre alquiler de la biblioteca”.

La pregunta más obvia para algunos residentes fue, ¿Por qué no se mencionó la conservación de la biblioteca como opción viable? Otras preguntas sobre las posibilidades de encontrar a constructores sin fines de lucro, fideicomisos de terrenos comunitarios y cómo mantener los servicios de la biblioteca mientras se construyera el nuevo edificio circularon por la sala, mientras los miembros de la comunidad recibieron pocas o nulas respuestas concretas a sus preguntas. 

La Coalición de El Norte de Manhattan no Se Vende (Northern Manhattan Not For Sale Coalition) está planeando una reunión comunita-ria en las próximas semanas, la cual dice será un espacio que permita “verdadera aportación de ideas”. 

“Esa biblioteca es un elemento básico de la comunidad”, dijo Gonzalez en una reunión de la asociación de inquilinos de 1-19 Avenida Seaman a principios de febrero, “un punto unificador de convergencia tanto al este como al oeste de Broadway.” 

 

Para información de cómo asistir a la próxima reunión comunitaria, por favor envíe un correo electrónico a Nmn4sale@gmail.com.