Control de la Renta Universal Para Nueva York

2019 LEYES PARA LA PLATAFORMA DE CONTROL DE ALQUILER UNIVERSAL

Plataforma conjunta de Reforma de Renta Real y Justicia de Vivienda para Todos.

 

Creemos que la vivienda es un derecho humano; que todos merecen vivir sin el miedo del desalojo; y que empoderar los derechos de los inquilinos es esencial para establecer barrios fuertes, buena educación, buena salud, y estabilidad económica para todos los Neoyorquinos.

Durante el siglo 20, Neoyorquinos en todo el estado se beneficiaron con varias formas de control de la renta,  que protegen a los inquilinos de los desalojos injustos y aumentos de renta arbitrarios. No obstante, ahora ese sistema se ha erosionado tanto que solamente aplica a inquilinos en 8 condados, y se ha debilitado con escapatorias que motivan el acoso de los inquilinos y le dan lugar a incrementos de  renta bruscos y permanentes. Desde 1994, hemos perdido casi 300.000 unidades de vivienda asequible y estabilizada. 5 millones Neoyorquinos no tienen nada de protecciones como inquilinos—simplemente por el hecho de dónde o  en qué tipo de vivienda viven.

Cada inquilino en Nueva York, no importa donde viva, merece las mismas protecciones básicas.

En el 2019, la estructura de protección para los inquilinos -- más conocido como la estabilización de la renta-- se expira, dándoles a los inquilinos un momento de influencia para fortalecer y aumentar sus derechos.  El Estado tiene dos oportunidades: deshacer las provisiones anti-inquilinos que motivan la pérdida de la vivienda regulada, y extender nuestra estructura de protección para que aplique a todos los inquilinos de Nueva York.   

Nuestra campaña Justicia en la Vivienda para Todos lucha por una agenda legislativa que estabilizará a los barrios y eliminaría el control de los propietarios corporativos sobre la vivienda en Nueva York. Nuestras prioridades son:

Extender los derechos de los Inquilinos a todo el Estado:

Quitar restricciones geográficas en el Acto de Emergencia de la Protección de los Inquilinos (ETPA por sus siglas en Inglés): El ETPA de 1974 deja que las localidades entren en la estabilización de la renta en el evento de una emergencia local de la vivienda. Bajo  la ley de estabilización de la renta, los propietarios están limitados en cuanto sólo pueden aumentar la renta, y los inquilinos se benefician del derecho a renovar su contrato de arrendamiento. Sin embargo, sólo las localidades en los condados de Nassau, Westchester, y los condados de Rockland, y la Ciudad de Nueva York, califican para entrar este sistema de derechos para los inquilinos. Necesitamos quitar esta restricción geográfica del ETPA para que los inquilinos de todo el Estado puedan luchar por el control de la renta en sus comunidades.  

Pasar nueva legislación de desalojo por “buena causa” para traerles más derechos a los inquilinos en edificios pequeños y comunidades de casas fabricadas: La estabilización de la renta sólo aplica a edificios con más de 6 unidades. Pero los propietarios corporativos están comprando más y más edificios pequeños, y los inquilinos que viven en ellos sufren de aumentos masivos de la renta y del desplazamiento. En las partes de la Ciudad de Nueva York que se están gentirficando, tal como East New York y Bushwick, la mayoría de la vivienda son edificios más pequeños. Como la crisis de la vivienda asequible se extiende fuera de la Ciudad de Nueva York y empieza a impactar a los suburbios, es imperativo que traigamos alivio de renta a los edificios más pequeños porque estos residentes corren el riesgo del desplazamiento. La propuesta de ley de desalojo por  de buena causa traería el derecho a renovar el contrato de arrendamiento para inquilinos, con aumentos de renta regulados según un índice de precio local.

Acabar con los aumentos de renta y el acoso a inquilinos causados por partes de las leyes de estabilización de la renta:

Hacer que las rentas preferenciales duren el plazo entero que el inquilino permanezca en la unidad (S6527/A6285): La renta preferencial es una renta descontada que pagan los inquilinos cuando la renta legal registrada (que en algunos casos puede incluir aumentos de renta ilegales) excede el valor de renta de la unidad en el mercado. Sin embargo, cuando los inquilinos renuevan sus contratos, los propietarios pueden regresar a la renta legal, lo cual resulta en aumentos repentinos y masivos de la renta para los inquilinos. Estos aumentos, muchas veces de cientos de dólares, aceleran la gentrificación al forzar a inquilinos a dejar sus hogares y mudarse. Unas 266.000 familias en la Ciudad de Nueva York, y miles más en los suburbios, tienen rentas preferenciales—lo cual significa que podrían estar a una renovación de contrato de perder sus hogares. Esta propuesta de ley requiere que los propietarios renueven los contratos, en unidades con estabilización de renta, con incrementos basados en la renta actual que paga el inquilino.      

Eliminar el bono por vacancia (S1593/A9815): Bajo las leyes actuales de estabilización de la renta, los propietarios reciben un “bono de vacancia”, permitiéndoles incrementar la renta en un 20%, cuando una unidad cambia de inquilinos. Este bono le da a los propietarios un enorme incentivo para acosar y desalojar a inquilinos de largo plazo del lugar que han llamado hogar por años. Muchas veces, los propietarios se aprovechan de las leyes alrededor de las rentas preferenciales y los bonos de vacancia en conjunto. Con ellas, el gobierno del estado creó una estafa descarada que victimiza a los inquilinos y destruye la asequibilidad de la vivienda, especialmente en comunidades de color de bajos ingresos, y abrieron una herida por la cual el sistema está perdiendo miles de unidades con controles de renta.  

Eliminar los aumentos de renta permanentes creados por las “Mejoras de Capital Importantes” (MCI) y los “Incrementos a Apartamentos Individuales” (IAI): Bajo el sistema actual, los propietarios que mejoran los sistemas de sus edificios y los retocados de apartamentos individuales le pasan el costo de estos reparos a los inquilinos para siempre. Sin embargo, estas mejoras y reparaciones muchas veces ya son necesarias tras años y años de olvido, y los propietarios muchas veces inflan el costo y la magnitud de estas renovaciones. Queremos prohibir que los propietarios le pasen los costos de mantener y mejorar sus propias inversiones a los inquilinos.

Acabar con la descontrolación por vacancia (S3482/A433): Bajo la desregulación por vacancia, los propietarios pueden sacar apartamentos de la regulación de renta cuando el inquilino actual se muda. La estabilización de la renta debería ser permanente. Si no eliminamos la descontrolación por vacancia, todo el sistema de protecciones para inquilinos y contra los desalojos se perderá poco a poco con el tiempo—representando una gran ganancia para los propietarios y una pérdida catastrófica para los inquilinos.

Alivio para el control de renta (A7881): Hoy en día, Nueva York tiene dos sistemas de regulación de renta: la estabilización de renta, que impacta a la mayoría de los inquilinos con renta regulada, y el control de renta, que impacta a unas 40.000 personas en Nueva York. Bajo el sistema de “Renta Base Máxima” del control de renta, los inquilinos pueden enfrentar aumentos de renta de hasta 7.5% anualmente—mucho más alto que los incrementos anuales permitidos por la Junta de Regulación de Renta de la ciudad de Nueva York para los inquilinos con renta estabilizada. Nuestro sistema actual es confuso y arbitrario. Esta propuesta de ley aseguraría que los incrementos de renta bajo el control de renta reflejen los incrementos aprobados por la Junta de Regulación de Renta.

Eliminar el poder de las corporaciones sobre la vivienda, y darle poder a los inquilinos sobre donde viven:

Derecho a primer rechazo: Más y más compañías financieras rapaces están comprando comunidades de vivienda manufacturada. Las leyes estatales deberían darles a los residentes de estas comunidades el derecho a comprarlas cuando éstas se vayan al mercado.

Derecho de los Inquilinos a tomar acción legal: Cuando los inquilinos no pagan la renta, los propietarios son muy rápidos en llevarlos a la corte para desalojarlos. Pero cuando los propietarios no hacen reparaciones, los inquilinos no tienen las mismas opciones legales. Esta propuesta les daría a los inquilinos el derecho de llevar a sus propietarios a la corte con facilidad cuando existan malas condiciones en sus viviendas.